Las desocupaciones de viviendas son un problema que se ha acentuado en los últimos años. Ya sabemos que los okupas son un movimiento que se ha ido expandiendo recientemente y que ha dado lugar a situaciones de mucha indefensión por parte de los propietarios de ciertos inmuebles.

Ante la presencia de okupas muchos propietarios acuden a servicios de empresas de desocupaciones. Estas empresas realizan ciertas acciones previas al desahucio de forma que los propietarios pueden recuperar el control de su vivienda.

Sobre la legalidad de las desocupaciones ha habido mucha discusión, ya que la regulación en torno a estas situaciones y el desahucio no es muy clara y existen algunos vacíos legales.

Razones por las que no son legales y cómo actúan estas empresas

Realmente las empresas de desocupaciones no trabajan al margen de la ley. Se trata de empresas que aprovechan resquicios de la ley para operar casi en el límite. Generalmente, las empresas de desocupaciones realizan varias acciones para llegar a lograr sus objetivos.

Una de las acciones que realizan estas empresas son las relativas al control de acceso. Mediante este control de acceso ubican una persona o varias a la entrada de la vivienda para molestar y poner nerviosos a los okupas.

Respecto a esta medida, la duda principal que se plantea es que generalmente la contratación de este control de acceso debe llevarla a cabo el propietario de la vivienda, y en caso de okupas será el juez quien determine quien es el propietario. A esto habría que añadir que habitualmente deben ser vigilantes titulados los que hagan este control y que se lleve a cabo en la misma propiedad.

En muchos casos estas empresas de desocupaciones suelen negociar con los propietarios la salida de la vivienda. No obstante, es importante tener en cuenta que si se logra la salida una de las acciones que se realizan es la instalación de cerraduras de seguridad como medida preventiva para evitar otra situación similar.

Está claro que este tipo de situaciones se producen porque no hay un sistema adecuado que pueda proteger a los propietarios de viviendas cuando se encuentran con situaciones de okupas. Además, la ley es muy lenta a la hora de tomar decisiones y todos estos factores han contribuido a que estas empresas sean la solución mejor para estos propietarios.

El desahucio exprés

Existe una ley de desahucio exprés que viene a poner de relieve la importancia de recuperar su vivienda para las personas que se enfrentan a esta situación. Sin embargo, la problemática asociada a esta ley establece que hay un plazo máximo de 3 meses para el lanzamiento del inmueble.

Debido a la falta de recursos y a los retrasos en la ley y en su cumplimiento suele ser habitual que estos plazos no se cumplan y los propietarios se acaban poniendo nerviosos ante la necesidad de recuperar su vivienda en el menor tiempo posible.

En cualquier caso, si tienes la necesidad de desalojar okupas en tu vivienda siempre será recomendable que acudas a empresas especializadas que puedan asesorarte y ayudarte en este proceso.

Leave a Reply

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad