El simple hecho de que una casa se quede sola y aparente que esté “abandonada” es ya un indicativo de que un okupa pueda entrar en una casa y ocuparla ilegalmente.

Este es un proceso donde debemos actuar con rapidez, empresas de desokupa para casos rápidos realizan un proceso que se llama de desokupa express y en el que se encargan del asesoramiento y ayuda en caso de una ocupación para iniciar los trámites para lo que se llama “desokupación legal”.

Una de las primeras acciones que suelen realizar los okupas, según nos indican desde las empresas de desokupa, es precisamente el cambio de cerradura para que el dueño legítimo lo tenga más difícil.

Proceso para realizar por el propietario

Lo primero que tenemos que hacer siempre es interponer una denuncia, tenemos que ser conscientes de que cuanto más rápido actuemos, vamos a tener mayores posibilidades de revestir la situación de una manera rápida.

Además, ellos saben todos los “atajos” legales, por lo que estamos perdidos si se nos ocurre actuar por nuestra cuenta.

Desde las empresas de desokupa nos advierten que si decidimos cortar los suministros también estamos cometiendo un delito y podríamos ser los más afectados después de todo el proceso.

Durante los dos primeros días, a nivel legal se considera delito la ocupación, por lo que será posible hacer una “desokupación” legal con ayuda de la policía. Por esa razón es importante la celeridad a la hora de actuar dentro del marco de la ley.

Cuando han pasado ya las 48 horas el proceso de desokupación legal se complica y empieza a ser menos necesario un “desokupa express”.

Nadie puede acceder a la vivienda sin una orden judicial y esta puede llegar pasados varios meses después del hecho, con lo que conlleva de gastos y posibles destrozos dentro del domicilio.

Aunque no puedan hacer nada, es importante siempre llamar a la policía, ya que al menos les podrán identificar y podrán recabar datos importantes para la denuncia. Empresas de desokupa también hacen esa primera labor de identificación, que al final resulta tan importante.

Se puede alegar problemas para la convivencia vecinal y tratar de agilizar, pero en estos casos no suele ser tampoco fácil, ya que esto hay que demostrarlo y los okupas no van a estar por la labor de dejar resquicios legales.

La opción que puede parecer mejor ya llegados a un punto donde ha pasado más tiempo de esas 48 horas es la denuncia civil, al considerar que el demandante no puede ejercer sus derechos como propietario.

En este sentido, la persona que ha ocupado debe demostrar y alegar razones en su defensa, lo que al menos permite que tenga que salir a depositar un dinero en el juzgado, lo que le puede complicar las cosas, según el caso que sea.

En cualquier caso, lo mejor es prepararse para un procedimiento legal largo y que puede llegar a ser algo tedioso, ya que la justicia es lenta.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad