Aprovechando el estado de alarma, son muchas las personas que intentan acceder a pisos y viviendas vacíos para ocuparlas. Poca vigilancia por parte de los cuerpos de seguridad del Estado, ausencia de vecinos, demasiadas semanas sin que los dueños puedan acceder a sus segundas residencias forman un cóctel ideal para los enemigos de lo ajeno.

Así ha ocurrido en Sabiñánigo, en Huesca, pero podría haberse producido también una okupación en Barcelona o Madrid, o cualquier otro punto de nuestra geografía. En el caso que nos ocupa, los dueños de la vivienda tuvieron la suerte de que un vecino que reside en la urbanización se percató de la presencia de los okupas ilegales, además de que observó daños en las zonas comunes del edificio, por lo que inmediatamente informó tanto al dueño de la vivienda como a la Guardia Civil, y estos pronto pudieron solucionar la situación: echaron a los okupas del inmueble, les acusaron de “defraudación de fluido eléctrico, daños y desobediencia grave a los agentes de la autoridad”, y quedaron libres con cargos.

Okupas reincidentes

Sin embargo, pocos días después de esta actuación, los sujetos volvieron a las andadas y okuparon una vivienda del mismo edificio. Una vez más fue un vecino quien dio la voz de alarma y una vez más la Guardia Civil fue la que actuó. Al investigar un poco más sobre los sujetos, se percataron de que habían okupado no dos viviendas sino muchas más, con el fin de pasar desapercibidos. Tras unos días siguiendo las huellas de los sospechosos fueron detenidos en la vía pública: los detenidos son delincuentes reincidentes, se habían saltado las restricciones de movilidad en numerosas ocasiones y habían opuesto resistencia a los agentes de la autoridad. Finalmente han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de Jaca, en espera de juicio.

La okupación ilegal es uno de los mayores peligros a los que se enfrentan los propietarios de segundas residencias. En muchas ocasiones este problema no tiene una solución tan sencilla como la que acabamos de explicar, menos en la situación que estamos viviendo de pandemia por coronavirus: los tiempos de actuación de los agentes de seguridad se dilatan, los juzgados actúan con mucha lentitud… A veces hay que proceder con diligencia, rapidez y efectividad. Estas tres características son las que nos avalan para desokupar legalmente: no dude en consultarnos.

 

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies