En tiempos de la pandemia por coronavirus que vivimos en medio mundo, incluido nuestro país, son muchas las costumbres que hemos tenido que cambiar. Y ello se debe a que las nuevas normas que se han establecido para frenar la pandemia han revolucionado nuestra forma de vivir en muchísimos sentidos. Una de ellas ha sido el confinamiento. Lo que ha significado que, menos los trabajadores esenciales, todos los habitantes del país se hayan tenido que quedar en sus casas. Por ende, gran cantidad de residencias secundarias han quedado vacías, muchas de las cuales han sido okupadas ilegalmente.

Esta situación ha generado no pocos problemas durante estos meses de confinamiento por la COVID-19. Uno de los problemas recurrentes ha sido la okupación ilegal en todo el territorio español. Como es el caso de un inmueble en Molins de Rei, en la provincia de Barcelona, concretamente en su calle Major. En esta ocasión se ha producido una gran pelea entre miembros de colectivo okupa, que ha sido grabada y fotografiada por gran cantidad de vecinos desde sus balcones. Estos han registrado golpes, patadas, gritos y amenazas de muerte en pleno día, todo un despliegue de violencia que ha alterado la convivencia de este vecindario, como es costumbre desde que el inmueble fue okupado ilegalmente. Los vecinos tuvieron que recurrir a la Policía Local y la los Mossos para poder detener la escalada de violencia.

Los problemas de la okupación ilegal crecen

Un vídeo concretamente grabado por uno de los vecinos se ha viralizado, y ha puesto de manifiesto el grave problema que sufre esta población debido a la okupación ilegal. Varios testigos ofrecieron sus vídeos como prueba a la policía e informaron de que se habían producido amenazas de muerte. Uno de los agresores iba armado, probablemente con una hoz, y otros portaban palos de madera o metal. La pelea entre okupas ilegales se ha saldado con un hospitalizado que no presenta gravedad, y hasta día de hoy no se ha producido ninguna detención.

Como comentan los vecinos de la zona, son tres las viviendas que han sido okupadas ilegalmente en la misma calle durante los últimos meses. Esta situación ha complicado sobremanera la convivencia vecinal: se producen altercados entre los okupantes ilegales con mucha frecuencia; los hurtos han aumentado considerablemente en la zona; la suciedad de la calle es más que visible y el ambiente se ha enrarecido. Todo ello está desgastando la moral de los vecinos, que han tenido que soportar en un momento tan delicado como el confinamiento por coronavirus un extra de estrés a sus vidas.

Todas las okupaciones ilegales de la zona se han denunciado, pero los procesos legales que se han puesto en marcha todavía no han generado ningún resultado, tres meses después de que se produjeran las okupaciones ilegales. A pesar de la ley de desahucio exprés, no ha habido resultados favorables. Un tiempo demasiado extenso para los vecinos, que sufren a diario por ello.

 

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies