Parece una pregunta filosófica: ¿qué se considera una vivienda vacía? Pero sus implicaciones para propietarios, inversionistas, okupas y empresas desokupa pueden tener consecuencias concretas.

Hasta ahora la usurpación de viviendas se ha visto favorecida por decretos y reglamentos que obstaculizan la desokupación legal.

La nueva ley de vivienda 2021 podría dar un curioso giro a esta situación, al proporcionar una nueva herramienta a aquellos que trabajan como desokupa.

Para aquel que trabaja como desokupa la nueva ley de vivienda, aprobada en octubre de 2021, puede plantear nuevos desafíos en las operaciones de desokupación legal.

Qué es una vivienda vacía

La polémica ley, aprobada tras años de discusión y forcejeos, promueve una serie de estímulos para pequeños propietarios (con diez propiedades o menos), establece regulaciones de alquileres para medianos y grandes propietarios, así como un incremento de un 150 % en impuestos como el IBI (el Impuesto de Bienes e Inmuebles) para “viviendas vacías”.

Este último aspecto es el que podría ser relevante para las empresas desokupa y para actividades como las denominadas desokupa express.

No existe en la legislación española una definición clara de lo que es una “vivienda vacía”, aparte de la del Instituto Nacional de Estadística, que señala:

«Una vivienda familiar se considera desocupada o vacía cuando no es la residencia habitual de ninguna persona ni es utilizada de forma estacional, periódica o esporádica por nadie“.

Situación en la que se encontrarían, según las estadísticas del INE en 2011, alrededor de 3.500.000 viviendas en España.

Gobiernos autónomos como el del País Vasco o la Generalitat de Catalunya han precisado un poco más esta definición al considerar como viviendas vacías aquellas que permanezcan sin ninguna clase de ocupación o uso por más de dos años.

Y hay un régimen de excepciones, que excluye del incremento del IBI a viviendas que estén vacías por motivos de cambio de trabajo, enfermedad o problemas de salud, atención a personas dependientes, planes de venta o alquiler, etc. También estarían excluidas las viviendas vacacionales.

Los okupas y las viviendas vacías

Esta definición de vivienda vacía favorece al desokupa en su actividad diaria, al proporcionarle una herramienta legal contra los okupas que estarían usurpando viviendas que no pueden ser consideradas como vacías o deshabitadas, favoreciendo así una desokupación legal.

La ley de vivienda deja a los gobiernos regionales cierta autonomía para su aplicación, y el concepto de “vivienda vacía” continúa necesitando la elaboración de una definición legal más clara, que no se preste a ambigüedades.

Sin embargo, para aquellos que trabajan en empresas desokupa este concepto puede favorecer la operación de desokupa express, pues define por oposición como vivienda ocupada a todas aquellas que tengan alguna clase de uso o función, aunque nadie viva allí.

Aquel que se dedica a la labor de desokupa hasta ahora se ha visto constreñido por decretos y corrientes de opinión que defienden la usurpación de viviendas secundarias para compensar carencias y necesidades sociales que requieren de otra clase de soluciones, que no vaya en desmedro de propietarios e inversionistas.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad