El Govern de la Generaltat ha aprobado hoy el decreto ley de medidas urgentes para mejorar el acceso a la vivienda. La norma obliga a los grandes propietarios,  aquellos que tengan más de 15 pisos, a ofrecer un alquiler social a las personas vulnerables antes de denunciarlas, entre otras importantes medidas. La ley también establece varias medidas para aumentar el número de pisos en alquiler y también para moderar los precios.

Buena parte de las medidas aprobadas este lunes en el Consell Executiu tratan de reducir y prevenir los desalojos judiciales. Entre ellas destaca el establecimiento de un alquiler social obligatorio de hasta siete años a las familias que están en situación de vulnerabilidad y lleven en la actualidad un mínimo de seis meses en un piso ocupado sin contrato. Además, el contrato de alquiler social pasa de tres años a siete.

La norma da más facilidades para construir alojamiento temporales en solares de equipamientos, como el bloque de contededores-vivienda que acaba de construir el Ayuntamiento de Barcelona en Ciutat Vella.

La norma también confirma el derecho de tanteo de los ayuntamientos  entidades sociales y Generalitat para adquirir viviendas para destinarlas a alquiler asequible. Se amplía el plazo para estas acciones hasta el año 2025. La medida es especialmente útil para acceder a pisos comercializados por bancos y fondos de inversión.

Otro de los aspectos importantes del nuevo decreto de la Generalitat, que será aprobado en un mes en el Parlament con el apoyo del PSC y els ‘comuns’, es el intento de frenar las subidas de alquiler con un índice oficial de referencia.

Leave a Reply

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad