La ocupación ilegal de una vivienda por parte los okupas es una práctica común que se viene realizando desde hace muchos años, lo que dio origen al nacimiento de las empresas desokupa, que se encargan de ayudar al desalojo de la propiedad en un plazo menor al que se llevaría con un juicio.

Y es que la desokupación legal de un inmueble es un proceso que se puede lograr de una manera satisfactoria, gracias a la intervención de una empresa de desokupa. Conoce aquí las claves que caracterizan la actuación de este tipo de organizaciones.

¿Cómo se hace una desokupación?

Para extraer a los okupas que entran en una propiedad de manera ilegal, lo más adecuado es hacer la respectiva denuncia e iniciar el proceso judicial para la desokupación legal. Sin embargo, esto puede llevar hasta nueve meses, algo que resulta muy desesperante para quienes necesitan el inmueble con urgencia.

Es por ello por lo que la mayoría de las personas que pasan por esa situación recurren a empresas desokupa, que ejerciendo acciones dentro del marco legal vigente consiguen llevar a cabo el proceso de desalojo en un tiempo récord.

Una vez que los propietarios solicitan los servicios de los desokupa express, estos llevan a cabo un análisis del caso, a fin de conocer si los okupas se están amparando en la ley de alguna manera. Si es así, esto puede conllevar acciones legales bastante serias, por lo que exigen al dueño del inmueble la presentación del título de propiedad.

Una vez comprobado esto, la empresa de desokupa decide asistir al domicilio para mediar con los okupas y negociar con ellos una salida tan pacífica como sea posible. En el mejor de los casos se acuerda un desalojo inmediato, estas personas se retiran y entregan el inmueble.

¿Qué pasa si existe una negativa?

En el caso en que la negociación no sea exitosa o los okupas no quieren hablar con la empresa desokupa, entonces se procede de una forma contundente, colocando en la entrada de la propiedad a los miembros desokupa especializados en estos casos para que hagan guardia de 24 horas, evitando que alguien más entre en la propiedad.

Cuando los okupas abandonan el inmueble, la empresa le notifican que no podrá volver a entrar. Si queda vacío, los miembros de desokupa se encargan de entrar y devolver la propiedad al dueño.

En la mayoría de las ocasiones esto resulta bastante efectivo y no se presentan casos de violencia, ya que la presencia de los desokupadores suele provocar intimidación entre los okupas, quienes después de un tiempo desisten de su actitud y abandonan el inmueble definitivamente.

Una de las claves que también ha resultado muy efectiva por parte de las empresas desokupa es el uso de perros entrenados para llevar a cabo los procedimientos de desalojo. De hecho, en Madrid una de estas compañías utiliza perros pastor belga malonois y han logrado desokupar varios inmuebles solo con su presencia en el puesto de control que se sitúa en la propiedad a desalojar.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad