La ocupación ilegal es un problema que ha crecido enormemente durante los últimos años en España. Los registros en el Poder Judicial de esta clase de delitos alcanzaron cifras alarmantes que preocupan a toda la población del país.

En función de esto, es importante conocer las formas y las técnicas para negociar con okupas. La negociación es la única vía para alcanzar un acuerdo común entre los propietarios y los ocupantes ilegales rápida y efectiva.

Equipo de negociación

Para poder llevar a cabo una negociación con okupas exitosa, es de vital importancia contar con un equipo multidisciplinar formado por profesionales como abogados, desokupadores, procuradores y agentes de campo.

La negociación es una de las pocas vías disponibles para solucionar el problema de la ocupación ilegal mientras se evita la vía judicial que suele ser un proceso lento y complicado.

Perfil de los ocupantes ilegales

Antes de planificar una negociación con okupas, se debe tener en claro el perfil de estas personas. De esta manera, se podrá entender sus razones y el vínculo que mantienen con el inmueble.

Aunque no es una tarea sencilla, los ocupantes se pueden catalogar, principalmente, por su estilo de vida y con el rol que mantienen en la sociedad. Por lo que se los puede dividir en dos grupos principales: okupas fraudulentos que buscan obtener un beneficio y personas sin hogar y en una situación de vulnerabilidad económica.

Los primeros buscan, principalmente, okupar propiedades para negociar su salida por una suma de dinero considerable. Mientras que los segundos, okupan propiedades por necesidad tratándose normalmente de familias que, si no recurren a la ocupación ilegal, acabarían en la calle.

Proceso de negociación para desokupar

El proceso de negociación con okupas comienza con la delimitación de un plan específico que abarque las necesidades de las personas involucradas. Otro punto importante del proceso es repasar la escritura de compraventa, los estudios de tasación y toda la documentación relacionada con el inmueble.

Después se debe iniciar la intermediación con los okupas de una manera amistosa para conseguir información importante sobre la situación y las posibilidades de negociación disponibles. En los casos que los ocupantes ilegales rechacen el proceso de negociación, no queda otra opción que recurrir a la vía judicial.

Características del proceso

Los procesos de mediación tienen ciertas características claves que aplican en la relación con los okupas. Las negociaciones tienen lugar en más de un espacio físico, por lo que la figura del mediador no es simplemente un enlace entre dos partes, sino que es un comunicador profesional que incentiva el diálogo entre las personas involucradas.

Otra característica del proceso a tener en cuenta es que es altamente emocional. Ambas partes involucradas tienen sus propias perspectivas y necesidades que deben satisfacerse para llegar a un acuerdo.

En el caso de las personas físicas, la negociación adquiere un carácter personal. En estos casos, cobra especial relevancia la comunicación. Será una clave para el éxito del proceso que el mensaje llegue a los okupas sin agresividad y que comunique las intenciones de solucionar la situación.

 

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad