La ocupación ilegal en las viviendas se ha disparado notablemente en estos últimos años, y por eso muchas personas han considerado la opción de protegerse ellos mismos mediante diversos dispositivos y sistemas de seguridad en el hogar. A través de estas tecnologías, las personas pueden recibir un aviso en su teléfono móvil en el momento en el que entre un intruso en su domicilio.

En estos casos, las primeras horas son las más importantes, y si contamos con una buena seguridad nos ayudará a que los okupas no se alojen en el hogar. Existen multitud de elementos que nos podrán ayudar a tener una vivienda más segura, como por ejemplo: los sistemas de cámaras de vigilancia, los video-porteros, los sensores de movimiento o los sistemas de seguridad (integrales o completos).

En este artículo vamos a ver algunos de los dispositivos de seguridad que podemos emplear, y cuál es su funcionamiento, según algunas fuentes del sector de la seguridad.

  • Video-porteros

Estos elementos se sitúan en la zona de fuera de la puerta principal y se pueden cambiar por el timbre tradicional. Hay algunos modelos que pueden informar al teléfono móvil si hay alguna presencia de alguien en el exterior. Esto, normalmente, es más aconsejable para las casas que tienen acceso directo a la calle.

  • Cámaras de exterior y cámaras directas

Las cámaras que se sitúan en el exterior de la vivienda son una buena opción debido a su durabilidad y a su eficacia. Si en algún momento se detecta alguna actividad o movimiento sospechoso se avisa de manera inmediata al usuario y le envían una grabación de lo que está ocurriendo en ese momento. Hay algunos modelos, sobre todo los más modernos, que tienen la posibilidad de encender la sirena de la cámara.

Por otro lado, las cámaras que se encuentran dentro del hogar son uno de los dispositivos más efectivos a la hora de descubrir si alguna persona ha entrado en la casa. La mayoría de estas cámaras tienen conexión WIFI, visión nocturna y el envío de notificaciones al teléfono móvil en el caso de que ocurriera algún incidente, entre otras muchas características.

  • Sensores de movimiento 

Los sensores de movimiento nos alertan de cualquier acción que se produzca en su área de actuación. Además, existen también sensores para las puertas y ventanas, que detectan cualquier apertura inesperada.

  • Puertas anti okupas y gas paralizante

Las puertas anti okupas son de acero y en su interior están reforzadas con madera, aluminio o cualquier otro tipo de materiales. Tienen que ser instaladas por profesionales y para su apertura cuentan con una llave especial.

Por otro lado, el gas paralizante es un difusor automático que expulsa gas lacrimógeno o gas pimienta, y tiene una capacidad de propagación de aproximadamente cuatro metros. Gracias a él se puede inhabilitar al intruso durante media hora.

  • Detector de movimiento con luz

Cuando estos sensores detectan alguna actividad encienden la luz que llevan incorporada iluminando así la vivienda. Este dispositivo es muy útil, ya que hace que el intruso quede visible y huya del lugar.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad