Comprar un piso como inversión puede ser una gran opción si buscas ir a lo seguro, pero será prudente que tengas en cuenta algunos consejos que te contaremos en este apartado. 

 

Ubicación

Puede sonar tentador comprar un piso que se encuentre a un precio muy barato, sin embargo hay que tener en cuenta dónde está ubicado. La mayoría de las veces, por no decir siempre, el valor del inmueble se encuentra relacionado con su ubicación. No es lo mismo un piso que se encuentra en pleno centro de Barcelona, Madrid o Valencia, que aquel que se encuentra en las afueras de la ciudad. Aunque, también hay que considerar la comunicación que ofrece la zona. Esto es, ¿tiene transporte público que la comunique con la ciudad? si es así, ¿a cuánto le queda la estación del tren, del bus y/o del metro? ¿Con qué frecuencia pasan? Esto por un lado, por el otro ¿cómo son los alrededores donde se encuentra el piso? ¿Hay una vasta oferta de tiendas y bares? o bien, la zona tiene poco que ofrecer. Y lo más importante, ¿tiene centros de salud cercanos? si no lo tiene, ¿a cuánto se encuentra el más próximo?

Por lo que, no es realmente necesario comprar un piso en una zona céntrica, de hecho hoy está más de moda mudarse a zonas más alejadas del caos de la ciudad. Sin embargo, será importante dar respuesta a estas preguntas que os planteamos para poder entender los beneficios y los riesgos que podrá presentaros la compra de un inmueble en la zona elegida.

 

¿Nuevo o de segunda mano?

Así sea un inmueble recién construido o uno que ya haya tenido otros dueños, cualquiera de los dos puede presentar sus limitaciones. Veamos cuales pueden ser.

Si es nuevo, es posible que su ubicación no sea céntrica, dado que en el corazón de las ciudades, los edificios son más bien antiguos o de muchos años. Además, para poder alquilarlo, será importante solicitar todas las habilitaciones necesarias de electricidad y gas, por ejemplo. Lo bueno de comprar un piso a estrenar es que no necesita refacciones, ya se encuentra listo para su uso. Aunque puede que los gastos de la comunidad sean un poco más elevados dado que es nuevo. 

El inmueble de segunda mano, podemos encontrarlo en cualquier rincón de la ciudad, pero sobre todo en el centro. Sin embargo, lo que gana en ubicación, lo pierde en los posibles arreglos que necesite, aunque por ello mismo, es posible conseguirlo a un muy buen precio. 

 

Tamaño del inmueble

 

Este dato es clave. No es lo mismo adquirir un inmueble para uso de vivienda personal, para utilizarlo como oficina, para alquilar con contrato fijo o bien para turismo.

En caso que el piso sea para uso personal, deberás evaluar la cantidad de habitaciones que necesitas o el espacio total en m2, de manera que luego te sea útil por muchos años.

Si en cambio, lo quieres utilizar como oficina, la ubicación será clave y el tamaño pasará a un segundo plano. 

Si lo que buscas es alquilarlo como vivienda puedes optar por pisos de 2 o 3 habitaciones, que son los más solicitados por la mayoría. Pero si es para alquiler turístico, la ubicación pasará a ser la clave en tu elección y respecto al tamaño, con 1 habitación o incluso un monoambiente estará más que bien.

Seguridad

En este caso, no es un factor que existe o no, sino que depende del propietario. Pueden haber zonas más seguras que otras, pero la realidad es que al comprar un piso puede que al principio se encuentre sin habitar, situación que llama la atención de los famosos okupas, que investigan hasta averiguar qué propiedad se encuentra vacía para invadir. 

Por ello, la contratación de un servicio de seguridad para prevenir estas situaciones no deseadas es clave. Desde Desokupación Legal ofrecemos vigilancia privada para tu piso hasta que se encuentre habitado, con el conocimiento y la experiencia que nos otorgan los años que llevamos de trabajo.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad